viernes, 19 de junio de 2009

Especialidad del dia



Mortadelo Lamela dijo el 11 de marzo de 2005: en el Severo hay “centenares de casos de eutanasia activa”.
Mortadelo Lamela ha dicho el 9 de junio de 2009: jamás dije, ni siquiera insinué algo parecido a que hubiera eutanasia en Leganés”


Hace falta tener la cara muy dura, que no la memoria muy corta.

http://www.elplural

“¿Soy culpable de algo?”, se preguntaba el ex consejero de Sanidad Manuel Lamela el pasado 9 de junio a su entrada en los juzgados. Él y varios miembros de su departamento tuvieron que comparecer ante la Justicia por una querella del doctor Luis Montes, quien les acusa de haberle denunciado en falso del asesinato de 400 pacientes terminales al haberles suministrado sedaciones de manera negligente. Durante su comparecencia, Lamela afirmó que su departamento “jamás dijo, ni siquiera insinuó algo parecido a que hubiera eutanasia en Leganés”, aunque fue exactamente de eso, de practicar la “eutanasia activa” de lo que acusó a los médicos de las Urgencias del Hospital Severo Ochoa.


Tres años tuvo que sufrir el doctor Luis Montes, ex jefe de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid), durísimas acusaciones por parte del PP de Madrid y de la derecha mediática: el entonces consejero de Sanidad de la Comunidad, Manuel Lamela, basándose en una denuncia anónima, lo sentó en el banquillo acusándolo de haber provocado la muerte con su mala praxis médica a 400 enfermos terminales. El 28 de enero de 2008 la Audiencia Nacional archivó definitivamente el caso dejando claro que ni Montes ni ninguno de los miembros de su equipo que habían sido acusados habían tendido responsabilidad alguna en la muerte de los pacientes y destacando que no había habido mala praxis en las sedaciones que se les administró.

Indemnización simbólica
La semana pasada, los acusadores se convirtieron en acusados y fueron Lamela y varios miembros de su Consejería los que tuvieron que declarar ante el juez, acusados por el doctor de haber realizado una denuncia falsa contra su persona. Él, y el también ex médico del Severo, Miguel Ángel López Varas, piden una indemnización simbólica de un euro, puesto que piensan que su buen nombre no puede restituirse ya. Pero se sienten satisfechos solo con ver que Lamela y los suyos se han sentado en el banquillo.

"Jamás" habló de "eutanasia"
Sin embargo, seguramente les ha gustado menos la declaración del ex consejero, quien en ningún momento, ni siquiera cuando se archivo su demanda contra los médicos, dio muestras de arrepentimiento por su comportamiento, ni pidió perdón por los daños causados al personal de hospital. Lamela entraba en los juzgados preguntándose si era “culpable de algo” y en la vista, según recoge El País, afirmó que ni él ni su departamento “jamás dijo, ni siquiera insinuó algo parecido a que hubiera eutanasia en Leganés”.

"Centenares de casos de eutanasia activa"
Nada más lejos de la realidad, según recogen las hemerotecas. El escándalo contra el doctor Montes salió a la luz el 11 de marzo de 2005, cuando Sanidad dio a conocer que había llegado a sus manos la citada denuncia anónima. El propio Lamela ese mismo día, después de los homenajes por el aniversario a los atentados del 11-M, aseguraba que en el Severo había “centenares de casos de eutanasia activa”.

"Asesinatos", "homicidios"
Así lo recordaba el entonces secretario general del PSM, Rafael Simancas, en un reportaje sobre el caso de Noticias Cuatro. “Dijo que se había encontrado con ‘centenares de casos de eutanasia activa en un hospital de Leganés (…), y dijo textualmente “’eutanasia activa y ‘asesinato’”, recordó el dirigente socialista (vea el vídeo en Youtube, minuto 3:45). Eran, más o menos, las mismas acusaciones que se hacían en la denuncia anónima: “No hay piedad ni estamos hablando de eutanasia activa ni de ayuda al suicidio, se trata de homicidios”, se aseguraba en el informe.
"Relación directa" entre sedaciones y muertes
Ese mismo día, Montes fue cesado. Pese a que Lamela supo por su viceconsejero, Arturo Canalda, que esa misma denuncia había sido estudiada y archivada dos años antes, en 2003, sin que se encontrara ningún indicio de mala praxis, el ex consejero decidió seguir adelante con su denuncia. Tampoco la Fiscalía parecía convencida de las irregularidades denunciadas, pero Lamela, lejos de rendirse, nombró una comisión de expertos, elegidos a dedo, para que estudiaran el caso. La comisión redujo los 400 casos sospechosos a 73, y el ex consejero no dudó en asegurar que “existe relación directa entre los fallecimientos y el empleo inadecuado de fármacos en estos 73 casos”. Era el 26 de mayo de 2005.

Contra el Colegio de Médicos y la Fiscalía
En contra del criterio de la comisión Lamela, ni la Fiscalía ni el Colegio Oficial de Médicos de Madrid pudieron concluir que “la causa directa de la muerte de alguno de los pacientes sedados” fuese “la medicación administrada” por el equipo de Montes. Tampoco los familiares de personas fallecidas en el hospital parecían estar descontentos: sólo una familia se personó en la denuncia. Aún así, la Comunidad de Madrid siguió difundiendo la idea de que Montes era culpable de asesinato.

¿"Mitigar" el escándalo?
Pese a esta campaña contra Montes, que corrió como la pólvora por la derecha mediática, Lamela declaró durante el juicio la pasada semana, afirmó que fue el PSM el que extendió la alarma social con este caso. “Lo único que ha hecho la Consejería ha sido paliar, mitigar que eso fuese a más. Evidentemente reconozco que con absoluto fracaso”, apuntó.
Sigue hablando de "irregularidades"
Además, tampoco pareció tener en cuenta durante su declaración que las acusaciones contra Montes –que su propio departamento se encargo de llevar ante el juez por temor a que la Fiscalía no quisiera seguir adelante con la investigación- han quedado en nada tras el archivo de la Audiencia Nacional, y no se cansó de repetir que en el Severo se produjeron “irregularidades muy graves” y “sedaciones no ajustadas a lo que es ortodoxo en la práctica” bajo la dirección de Montes. Serán los tribunales los que decidan ahora si Lamela merece una condena por los daños provocados al doctor y su equipo.

2 comentarios:

SCHEVI dijo...

Muy clarificador, para refrescarle la memoria a ese payaso (y que me perdonen los que se dedican a tan noble arte cómico por compararlos con este ser despreciable).

Aprendiz de Mucho dijo...

Su frase preferida es:¡Comostán ustedesssssssssssss!