miércoles, 9 de julio de 2008

Especialidad del dia

Un obelisco para recordar al Papa
El arquitecto de Benimàmet, que se ha embolsado más de 70 millones en Valencia en honorarios y dirección de obras públicas, regala a cambio sólo el diseño del monolito

Cristina Lamagrande, Valencia
http://www.levante-emv.com

"El monumento no sólo es un recordatorio de los emotivos momentos que vivimos cuando su Santidad el Papa Benedicto XVI vino a visitar nuestra casa hace ahora dos años, sino que es un recordatorio de la responsabilidad, personal y colectiva de buena actitud hacia el futuro y para con los demás" según palabras de Alfonso Rus, presidente de la Diputación, que copresidió el acto de inauguración del Monolito junto a la alcaldesa de Valencia Rita Barberá, el presidente de la Generalitat Francisco Camps y el Cardenal Arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco.
El acto tuvo lugar en la tarde de ayer, en el puente de Mont-olivet, que se plagó de turistas curiosos y viandantes que por allí pasaban, atónitos ante la gran cantidad de medios que allí se encontraban cuando el Cardenal Arzobispo ofició una pequeña celebración religiosa para santificar el monumento, que fue bendecido con agua bendita y unas oraciones.
La alcaldesa comentó en el discurso que la visita del Papa en julio de 2006 marcó un antes y un después en la historia de la ciudad. Afirmó la obligación que tienen todos los vecinos de sentirse orgullosos por convertirse aquel día en la casa de la clausura del V Encuentro Mundial de las Familias, además de la visita de su Santidad el Papa. "Las próximas generaciones cuando vean el monumento verán el vestigio de la presencia que dejó el Papa en nuestros corazones", según palabras de Alfonso Rus, presidente de la Diputación.
El monumento, que debía ser "sencillo, sólido y bueno" -así lo pidió Rita Barberá-, fue concebido por Santiago Calatrava y realizado por el artista valenciano Jesús Castelló. Labrada en piedra caliza, recuerda a las columnas romanas, en conmemoración a la fundación de Valencia. Ha sido sufragada por dos empresarios valencianos que desean permanecer en el anonimato.
El acto concluyó con la representación musical de la Orquesta Sinfónica del Mediterráneo, que interpretó la obra compuesta por José María Cano con motivo de la celebración del Encuentro Mundial de las Familias.
Fue la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, quien propuso a Calatrava, tras la celebración del Encuentro Mundial de las Familias, que diseñara un hito para rememorar la visita de Benedicto XVI, un recordatorio que fuese "acorde con el acto y con el entorno" de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, obra del también ingeniero, quien asistió a la misa oficiada por el Papa. Santiago Calatrava ofreció sin cobrar el diseño del obelisco.
En los últimos veinte años,la empresa del arquitecto de Benimàmet ha desarrollado en la Comunitat Valenciana 14 obras y proyectos, 12 de ellos en Valencia capital, y se ha embolsado más de 70 millones de euros en concepto de honorarios y dirección de obra sólo con la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Aunque Calatrava nunca ha hecho públicos sus honorarios, pero ya en los tiempos en que se inició el complejo, a mediados de los años 90, se reconoció en medios de la Generalitat que la cuantía ronda entre un 10 y un 11% del coste de ejecución material de cada obra, lo que supone ingresos multimillonarios (no exclusivos, ya que son los baremos de referencia entre los arquitectos de primera fila).

4 comentarios:

Euphorbia dijo...

Madre mía.
No se me ocurre nada más, esto sólo pasa en Valencia.

SCHEVI dijo...

Sí, un "puro" habría que meterle a tanto nacional-católico gobernante en la comunidad de Valencia. ¿No se han enterado todavía que ninguna confesión religiosa puede tener carácter oficial?

Aprendiz de Mucho dijo...

Euphorbia, a mi si se me ocurren mas cosas, pero no se pueden decir delante de una dama.
Schevi, ¿"tasdaocuen" de la vitola del susodicho?. No me largo de aqui por que no tengo verguenza, que sino...

SCHEVI dijo...

Vaya por dios...(o sea por Odín)