viernes, 28 de mayo de 2010

Especialidad del dia


Refrescando la memoria a algunos y algunas
Conversación telefonica entre el "molt honorable" Camps y un "desconocido"


- 24 de diciembre de 2008, 21.43. "Amiguito del Alma".

Álvaro. Presidente.

Camps. Feliz Navidad, amiguito del alma.

Á. Oye... que te sigo queriendo mucho.

C. Y yo también... tenía que haberte llamado, te quería haber llamado, para contarte todo, cómo fue, para decirte que tienes un amigo maravilloso, Romero, y que el otro es un tipo excepcional, ¿eh?

Á. Vale, me alegro, pero me han ido informando puntualmente de todo.

C. Ya, ya lo sé, pero sobre todo para decirte que te quiero un huevo.

Á. Bueno, qué... contarás durante muchos años con mi lealtad, ¿vale?

C. Perdona, ¿durante muchos años? No, hijo de puta, durante toda tu vida. Ja, ja...

Á. Por eso, tío, es que espero que sean muchos.

C. Ya, pero bueno, no tienes que decir durante muchos, porque eso tiene un límite, una caducidad, durante toda tu vida...

Á. No, llevas razón, siempre me tienes que... ¿ves? Es la ventaja de estar todos los días delante de un micro.

C. Exacto.

Á. Tu caudal de palabras, tu facilidad de palabras... Te quiero mucho a ti y a tu familia. ¿Vale?

- 7 de enero de 2009, 22.38. "Es un detallito".

Á. ¿Has leído mi tarjetón? [la comunicación se interrumpe y continúa después].

C. Muchísimas gracias, ¿eh?

Á. Bueno, escucha, tu... ¿Has leído mi tarjetón?

C. Sí, sí, sí...

Á. Bueno, pues fíjate, fíjate si te debo...

C. No, no, nada.

Á. Sí, sí, sí.

C. Bueno, yo quiero que nos veamos con tranquilidad para hablar de lo nuestro... que es muy bonito.

Á. Cuando tú quieras, y te dejen, y puedas...

C. Un abrazo muy fuerte, te paso con Isa [se trata de la mujer de Francisco Camps].

Isabel. Álvaro

Álvaro. Hola.

Isabel. Con el mío te has pasado 20 pueblos.

Á. ¿Qué dices?

I. Que sí.

Á. Si es un... si es un detallito, hazme caso.

I. Un detallito, ja, ja, ja.

Á. Qué dices...

I. Bueno, no, eso lo tenemos que hablar, ¿eh?

Á. Bueno, vale, va. Lo hablamos cuando tú quieras.

I. Detenidamente... no en serio.

Á. Vale, vale. Oye, escucha, ¿le ha gustado a Isabel el suyo?

I. Bueno, de eso también tenemos que hablar, es que le está pequeño.

Á. ¿Le está pequeña?

I. Es que [es] tamaño de niña pequeña, y mi...

Á. Es que yo pensaba, que sería la muñequita como la tuya.

I. Mi niña... no.

Á. Ah... claro, es que he pensado en la muñeca de una chica muy joven, como tú.

I. Claro, claro, ja, ja, ja. Yo no me la he probado.

Á. No te preocupes que eso lo arreglamos. Pero... ¿Le ha gustado la medallita?

I. Sí, le ha gustado, le ha encantado.

Á. Vale, me alegro, vale, vale. Oye, pues entonces no te preocupes que yo mañana...

I. Y ahora hablamos, porque es que es muy fuerte, no en serio.

Á. ¿Quién está fuerte?

I. No, en serio, no me lo voy a quedar.

Á. ¿Quién está fuerte? Es que no te oigo bien, no te oigo nada.

1 comentario:

Mandibula Afilada dijo...

Gracias por refrescar la memoria, estas coas siempre van bien... hasta que me encabrono que no veas!

Gúen finde