martes, 15 de abril de 2008

Especialidad del dia

¿En qué consiste el acuerdo entre Generalitat y gobierno para mandar caudales a Barcelona, en una situación de extremada gravedad por la sequía?
Esto servirá al menos para que algunos podais defenderos en el ardor de la batalla, para negar que estemos hablando de una captación extra del Ebro o de una obra faraónica como la que proyectó Aznar en el anterior Plan Hidrológico Nacional.El agua para abastecer Barcelona procederá finalmente del Ebro, aunque mediante una fórmula que ya está prevista. El Consorcio de Aguas de Tarragona compra cada año a los regantes del Ebro 120 hectómetros cúbicos que ellos tienen en concesión para riego. Con los ingresos de la venta, los regantes han depurado sus sistemas de forma que pueden ahorrar todo ese agua.Pero Tarragona, aunque paga por 120 hectómetros, sólo consume 80 de ellos. Los 40 restantes son los que el Gobierno central adquirirá para que beban los 5,5 millones de catalanes que viven en Barcelona y su área de influencia. Es un agua que Tarragona compra a los regantes del Ebro; la que sobra, la que no utiliza Tarragona, se la venderán a Barcelona. No se captan caudales nuevos, no se detrae agua adicional al Ebro. Simplemente se compran los excendetes de los regantes que no se utilizan.Más claro. Es la misma solución que aplicó el Ejecutivo central hace un año con los regantes del Tajo, comprando los derechos de los regantes de Madrid para abastecer de agua, a través del canal Tajo-Segura, a las ciudades alicantinas en una situación de emergencia. Más. El Gobierno central actuó de la misma manera en la Comunitat Valenciana, comprando a los regantes de Castilla-La Mancha agua del Júcar que pasa a través del canal Júcar-Turia, para abastecer a la ciudad de Valencia.
No se puede comparar un trasvase temporal de agua comprada a los agricultores, en total unos 40 hm/m3 por solo un año (2008) con un trasvase del Ebro de 1050 hm/m3 por una duración mínima de 30 años. No es lo mismo. Pero...

A todo esto, por mi parte tengo que añadir, que a diferencia de lo ocurrido con el maxi faraónico trasvase de la era Aznar, ahora, los demandantes y la necesidad están claros, los ciudadanos de Barcelona necesitan agua para beber, en aquella época, los beneficiarios eran los campos de golf, el urbanismo salvaje y las piscinas residenciales. Eso, si, nos lo vendieron como agua para "todos".

No hay comentarios: